Para el 2017, un “Te quiero mamá”


Nadie podría decir tanto en tan poco…sólo un niño/a, que necesita a su madre. No hacen falta muchas palabras; así, con la sencillez de los pequeños, de quienes nos hablaba tanto Jesús, quien él mismo se hizo pequeño.

En nuestro centro de acogida de menores disponemos de un “buzón de sugerencias, quejas y agradecimientos” que periódicamente abrimos para intentar dar respuesta a los mensajes escritos en un formulario que cumple los requisitos de Calidad de la ISO 9001, y que allí se depositan a la espera de respuesta por parte de la Dirección y la responsable de Calidad del centro.

Al recoger este trocito de papel, escrito sin formulario, sin estándares ISO, y depositado en el buzón, he sentido un escalofrío, una presencia de Dios manifestada a través de los sentimientos de quien lo ha escrito…gritando entre líneas la ausencia de su madre, y aún así deseando que ella esté contenta. Y manifestándole un “te quiero” que llega hasta los oídos de Dios mismo para llamarnos a nosotros, a dar respuesta…sin formulario, sino de corazón, con un amor tan grande que, aunque nunca podrá sustituir el de la madre, conforte y acompañe a estos niños. Y nos rescate a nosotros del egoísmo y de la autoreferencialidad, como dice Francisco.

Hoy, dia 1 de enero, solemnidad de la Madre de Dios, recordamos y pedimos por todas las madres presentes y ausentes en la vida de cada niño, de cada adulto en situación de riesgo o exclusión que acompañamos y a quienes presentamos a Ella.