Releer la historia…


Que de valores se trata, valores que permanecen ayer como hoy y se ponen en juego en cada acción a favor de otros, en cada persona que los vive y transmite.

Y valores que avanzan, porque no podemos quedarnos parados, estáticos e inmóviles ante tanta necesidad, que también ayer como hoy, hace sufrir a las personas, las mantiene “al margen” de la sociedad y las aísla.

Desde el tiempo de San Vicente de Paúl hasta hoy, muchas “damas” (las actuales miembros de la Asociación Internacional de Caridad: AIC) y muchas “Margarita Nasseau” (primera Hija de la Caridad) han entregado su vida al servicio de los más pobres, haciendo realidad el carisma. Hoy, nuestros equipos profesionales y de voluntarios/as, trabajan y sirven desde este mismo carisma y valores.

¡Enhorabuena y gracias a todos/as por seguir haciéndolo realidad cada día!