No hay justicia sin caridad, ni caridad sin justicia


Tras la primera jornada en el encuentro interprovincial de acción social de Salamanca, hemos podido reflexionar y compartir el tema de la justicia y compromiso  en su recorrido bíblico: desde el Antiguo testamento con los profetas hasta Jesús y en la doctrina social de la Iglesia desde los Santos Padres, hasta el magisterio más reciente.

El Padre Celestino Fernández (misionero paúl) ha expuesto con claridad cómo se ha entendido el concepto de la justicia y de qué manera estamos llamados los cristianos y Vicencianos a vivirla hoy. Nos ha interpelado sobre la práctica de la justicia verdadera según Dios, que es parcial, que sufre y se compadece ante el pobre que escucha y mira la realidad con ojos doloridos. La espiritualidad vicenciana es una espiritualidad de ojos abiertos a esa realidad a la que servimos con preferencia, exclusividad, obligatoriedad. Es nuestra opción fundamental.

Justicia y caridad van unidas: la caridad aporta sentido a la justicia y la justicia concreta la caridad. “No puede haber caridad sino va acompañada de justicia” (San Vicente de Paúl). Para San Vicente, la justicia divina es la misericordia y la entiende desde tres dimensiones: promoción, denuncia profética de las estructuras injustas y defensa de la dignidad.

Tras la exposición del P.Celestino hemos trabajado en grupos respondiendo a cuestiones de relación entre la justicia y la caridad, la justicia y la misericordia, sobre Jesús de Nazaret  y su proyecto concreto y real de justicia y sobre San Vicente y su organización de la caridad. Asimismo hemos reconocido a personas que hoy en dia son profetas y testigos anónimos  o conocidos, de la lucha por la justicia y los derechos de los pobres.

Participa con tus comentarios, fotos, experiencias…en Facebook y twitter añadiendo #justiciaycompromisohc