Campo de servicio en Castellón


EN NAVIDAD REGALA-T TÚ. Con-mueve-te: Ve, siente, abraza…

Conmoverse,  compartir sentimientos, sentir al mismo tiempo y en la misma dirección que el otro, ponerse en el lugar del que sufre o goza, para compartir su momento, hacer el dolor más llevadero y la alegría doblemente significativa. Del 2 al 5 de Enero, en la Obra Social Marillac de Castellón vivimos un nuevo campo de servicio en el que el intercambio de experiencias de vida, de gestos de servicio, de oración y fraternidad ha vuelto a dejar huella en el corazón tanto de los jóvenes que lo vivieron como del grupo de personas que son acompañadas en la Obra Social y de la comunidad de Hermanas que vivimos aquí. La apertura de la Puerta de la Misericordia de la Capilla abrió la celebración de estos días siendo uno de los momentos más entrañables del encuentro entre nosotros y de experiencia del amor infinito de Dios que acoge a todos sin excluir a nadie (“¿Quién llama? Soy…y tengo sed, soy…y soy inmigrante,…”). De ahí nos sentimos enviados a vivir la compasión y a ir concretándola en nuestra vida ayudándonos también de las dinámicas del taller “Con-mueve-t”: viendo, sintiendo y abrazando el dolor del mundo al que unidos podemos responder amando. El testimonio de dos jóvenes que participaron muestra la profundidad de lo vivido estos días…

“Tres cortos pero intensos días me han hecho volver a revivir la enorme acogida, el cariño y la admiración que tengo por todos ellos y por las Hijas de la Caridad; y es que esto es lo que describe a la perfección a la Obra Social Marillac.

Han sido tres días de compartir experiencias, sentimientos, oración. Tuvimos la suerte de abrir la puerta de la Misericordia aprendiendo qué obras poner en práctica para vivirla con nuestro prójimo y para ello nos dimos cuenta de lo importante que es quitarnos las vendas que nos impiden ayudar a los demás. Y aunque han sabido a poco, esto es una buena manera de empezar con ganas e ilusión el 2016”

ROCÍO

“Después de vivir este “pequeño” Campo de Servicio, y digo pequeño solo por los poquitos días que han sido, porque lo vivido realmente ha sido muy grande, grande en vivir y revivir con estas personas todas sus vivencias, sentimientos, compartir oraciones todos juntos sea cual sea tu lugar de nacimiento, el recibir todo a través de sus corazones, saber que hay detrás de cada mirada y quién está ahí detrás,  y porque volver a casa con doble de equipaje por tanto recibido, no estaba en mis planes, por todo ello,  siempre me quedará un “Gracias Marillac por tanto”, y sin lugar a dudas, esperando al próximo.”    

M. DEL MAR OJEDA GRUESO

20160102_223705 20160103_130525 CIMG9061 CIMG9091