Dinamizando los valores


¿Y si le dijeses a las personas que te mueven y conmueven; que te humanizan; que te ayudan a descubrir al Dios que habita en cada persona; que tienen cualidades únicas?

Sí, que hacen de tu mundo, de tu día a día, un lugar especial. ¿Y si los demás también te ayudasen a descubrir que para Dios “tú sí que vales”, porque “no hace basura”. Él, cuando pensó en ti, creó la mayor y mejor obra. Obra inacabada, todo potencialidad, siempre superación. En el Centro de acogida de menores “San Juan Bautista” de Valencia, queremos trabajar el valor de la dignidad así: pensar en las cualidades de los niños, de los compañeros, y escribírselas en un mural. Ahora, las paredes del centro, lo que sujeta nuestra casa, somos todos nosotros con lo mejor que hay en cada uno.

Mural de la Dignidad

Mural de la Dignidad

 

 

WP_20151209_17_13_17_Pro

Pero, ¿y si además de pensar actuáramos? Eso cuesta más, pero ¡Es posible! Es posible cuando ponemos lo mejor que somos y tenemos al servicio de los demás, pensando la manera en la que pueWP_20151209_17_13_38_Prodo ayudar a los compañeros, aunque a veces no se note. Y es posible porque Dios nos da ese empujón que a veces nos falta. Así que nos hemos puesto manos a la obra y, cada vez que hacemos un favor a alguien corremos, agradecidos y alegres a nuestra madre para contárselo. Allí anudamos un lacito, un trocito de nuestro corazón que vive y late cuando lo más importante para nosotros son los demás. Porque queremos vivir la solidaridad, ser personas con valores.